miércoles, 3 de febrero de 2010

El alcohol y las calorías: información y alternativas

Querido amigo, ¿te gusta tomar una buena cerveza de vez en cuando? ¿Porqué no una copita de vino? No está nada mal agasajarse ocasionalmente con una bebida alcohólica, pero es bueno tener en cuenta que, además de los conocidos efectos nocivos que produce el alcohol en ingestas grandes, las bebidas alcohólicas también cuentan con una cantidad considerable de calorías que probablemente no quieras ingerir. Por eso aquí te ilustramos algunos conocimientos que te servirán para poder elegir tu bebida asegurándote que no ingieres una cantidad desmedida de calorías.

La cerveza es conocida por sus efectos a corto plazo en la zona abdominal, un efecto que popularmente conocemos como “la panza cervecera”. En épocas veraniegas es difícil decirle que no a la birra, la chela, la rubia o como quieras llamarle. Por eso ten en cuenta que las cervezas con menor graduación alcohólica son aquellas que engordan menos.

Para el vino sirve la misma ley: cuando menos alcohol, menos engorda. Por eso siempre es mejor alternativa para no acumular calorías los spritzers, aquellos vinos que son mezclados con agua mineral o diversos jugos. El problema con los vinos es que muchos fabricantes no suelen incluir en las etiquetas la información nutricional necesaria como para saber que cantidad de calorías nos proporciona cada botella de la marca.

Lo mismo sucede con varios licores: ausencia de información nutricional en las etiquetas. La regla se mantiene: mayor graduación alcohólica, mayor cantidad de calorías. También ten en cuenta que aquellos licores que más engordan son aquellos que son más dulces. La mejor alternativa es probar con cocktailes como el Bloody Mary o el Manhattan con los que podrás ingerir una porción menor de licor y a la vez, menos calorías.

Fuente: askmen

Related posts:

  1. ¿Que clase de bebedor eres?


Fuente: http://blogellos.com/el-alcohol-y-las-calorias-informacion-y-alternativas/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada