miércoles, 24 de febrero de 2010

¿Qué es un implante de pene?


Los implantes de pene, que comenzaron a colocarse en los inicios de los años ?70, ya no son una utopía sino que han pasado a formar parte de procedimientos quirúrgicos más o menos cotidianos. Esta cirugía se utiliza en hombres que sufren de Disfunción Eréctil cuya causa se debe esencialmente a trastornos de origen físico como la diabetes, algunos trastornos vasculares o enfermedades degenerativas.

El dispositivo está fabricado con silicón y plata o bioflex, por lo que permite la erección pero a la vez proporciona cierta maleabilidad. El implante se ubica dentro del pene y queda totalmente oculto a la vista aunque es necesario manipularlo antes del coito para que se produzca la erección y por supuesto, posteriormente, para alcanzar el estado de reposo.

Aún, así, vale aclarar que existen diferentes tipos de prótesis:

1. Maleable. Existen dos cilindros que se implantan en los cuerpos cavernosos del pene. La cirugía que conlleva es la menos costosa e incluso puede ser ambulatoria, el dispositivo es relativamente sencillo de usar y se logra una erección bastante fuerte.

2. Flexible. El dispositivo se activa cuando se ejerce cierta presión pero sin ella el pene recupera su estado inicial.

3. Hidráulica de un cuerpo. Se implantan dos cilindros en los cuerpos cavernosos del pene que contienen una solución salina estéril que corre en su interior lo cual le permite al hombre lograr la rigidez o la flacidez al pene. La erección es más natural pero existe la posibilidad de que ocurran erecciones involuntarias.

4. Hidráulica de dos componentes. Uno de los dispositivo se implanta entre los testículos y los cilindros se implantan en los cuerpos cavernosos. La solución salina estéril que corre por su interior hace que funcione como una bomba. Es relativamente cómoda para utilizar y el paso al estado fláccido se realiza rápidamente.

5. Hidráulica de tres componentes. Probablemente es aquel que proporciona un tipo de erección más natural porque esta es firme y completa, incluso puede experimentarse un ligero aumento del volumen y el tamaño pero se necesita bastante habilidad manual para lograr que funcione el dispositivo ya que es el más complejo de utilizar.

Aunque la operación es relativamente sencilla y no suelen existir complicaciones a lo largo del tiempo (solo el 6% de los hombres presentan alguna dificultad con su funcionamiento), el principal problema radica en el precio de la misma que en muchos países está por encima de lo que puede permitirse un trabajador normal.

Debe conocerse que este procedimiento quirúrgico lleva toda una fase de preparación anterior en la cual tanto el hombre como su pareja se someten a sesiones de orientación sexológica para prepararlos psicológicamente en el uso y aceptación de este dispositivo extraño cuya implantación es irreversible.

La satisfacción posterior con la calidad de las relaciones sexuales varía desde un 70 a un 90%.


Fuente:
Atienza, G. (2006) La prótesis de pene en el tratamiento de la disfunción eréctil. Actas Neurológicas Españolas; 30 (2): 159-169.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/02/que-es-un-implante-de-pene.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada