miércoles, 10 de febrero de 2010

¿Con qué frecuencia piensas en el sexo?


Aunque no soy partidaria de llevar las estadísticas a la vida cotidiana y menos aún de aplicarlas a nuestra toma de decisiones, en muchas ocasiones me dejo llevar por su encanto. Tal fascinación han despertado en mí dos artículos recientes que intentan responder a las preguntas: ¿Con qué frecuencia piensas en el sexo? ¿Existen diferencias entre hombres y mujeres?

Existe una creencia popular que afirma que los hombres piensan en el sexo cada siete segundos. Obviamente es una estupidez hiperbolizada pues de lo contrario los hombres no podrían concentrarse ni siquiera en enviar un email. Según el Reporte de Kinsey sobre el comportamiento sexual en el hombre, que aparece en la revista Psychology Today, el 54% de los hombres piensa en el sexo al menos una vez al día o incluso varias veces en estas 24 horas; el 43% piensa en el sexo algunas veces a la semana mientras que el 4% piensa en el sexo una vez o menos al mes.

Sin embargo, el periódico Telegraph afirma que esta frecuencia es mucho más elevada. Un hombre promedio (el problema es que no queda claro a qué se refieren con el término ?promedio?) piensa en la relación sexual alrededor de 13 veces al día, alrededor de 5 mil veces al año. Un tercio de ellos reconocen que es el primer pensamiento que les viene a la mente apenas se despiertan.

En comparación las mujeres piensan en el sexo unas cinco veces al día, lo que serían unas 2 mil veces al año.

Este mismo estudio, realizado con una muestra de 3 mil personas, mostró que un tercio de los hombres piensan en el sexo y lo llevan a la práctica sintiéndose satisfechos con su frecuencia de relaciones sexuales mientras que el 58% de las mujeres afirma lo mismo.

A validar estos datos se suman algunas parejas que reconocen que generalmente es el hombre quien toma la iniciativa para iniciar el acercamiento sexual. ¿Síntoma del mayor deseo masculino o simplemente muestra la represión femenina? Particularmente no dudo de la veracidad de los datos, el problema consiste en hallar su causa. Por supuesto, aquí es donde se complejiza la cuestión ya que hombres y mujeres llegan a experimentar su sexualidad desde presupuestos muy diferentes que vienen determinados no solo por la biología y las hormonas sino también por el aprendizaje y la sociedad. Unos y otros factores se encuentran tan entremezclados que hoy se hace prácticamente imposible poder deslindarlos para buscar una única causa.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/01/con-que-frecuencia-piensas-en-el-sexo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada