jueves, 18 de febrero de 2010

¿Aceptar el sexo cuando faltan los deseos?


Hace poco estaba escribiendo un artículo sobre la necesidad de estar plenamente presente en nuestros momentos más cotidianos y no pude evitar hacer una asociación con otros momentos, que imagino a todos les ha sucedido, donde nos ponemos la pregunta: ¿acepto la invitación al sexo aún cuando no tengo deseos?

Las causas de la falta de deseo pueden ser muy variadas: el cansancio después de un día difícil, el estado anímico depresivo o simplemente un desarreglo hormonal que nos tira la libido por el suelo. En ese preciso momento es muy probable que sepamos con antelación que no podemos involucrarnos 100% en lo que sucederá, algunos de nuestros sentidos estarán divagando por otros lugares bien distantes. Pero aún así en muchas ocasiones las personas aceptan la relación para después quedarse con un amargo sabor en los labios, una sensación de descontento de la cual hacemos eco a la pareja.

La falta de disposición a la relación sexual no implica un NO rotundo al coito sino que demanda una dosis extra de entrega y la capacidad de dejar ir todos los sucesos tensionantes que rondan nuestra mente. Si no somos capaces de disfrutar el momento, al menos en mi opinión, no vale la pena.

Entonces... ¿cómo disfrutar de una relación sexual cuando faltan los deseos? Existen tres tips que considero imprescindibles si deseamos involucrarnos al 100% en la relación:

- Relájate. La relajación provoca una extraña mezcla de liberación y embotamiento de los sentidos. Es un estado donde nos podemos entregar con mayor dejadez pero a la misma vez nuestros sentidos son particularmente sensibles a las estimulaciones eróticas. Unos minutos de relajación anteriores a la relación sexual o un baño bien relajante es una anteprima absolutamente necesaria.

- Involúcrate activamente. Es muy probable que si asumimos un papel pasivo no lograremos alcanzar una verdadera satisfacción sexual. Así, es preferible buscar nuestro propio placer y no dudar en pedirle a nuestra pareja esos detalles eróticos que tanto nos estimulan. De seguro él no tendrá ningún problema en complacernos.

- Intenta algo diferente. Cuando los deseos faltan es mejor echarle ganas e intentar algo que se salga de lo cotidiano. Generalmente al enfrentar la relación sexual añadiéndole un toque de creatividad solemos experimentar una mayor excitación.

Por último, debemos recordar que la falta de deseos puede afectar tanto a hombres como a mujeres por lo cual en ocasiones debemos ser comprensivos y respetar el cansancio o la negativa de nuestra pareja. El respeto, la comprensión y la paciencia también son muestras de amor.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/02/aceptar-el-sexo-cuando-faltan-los.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada