jueves, 25 de febrero de 2010

¿Masturbarme yo? Excusas para apartarnos del placer.


Aún con el desarrollo que hemos alcanzado y con la aparente liberación sexual, hay muchas personas que siguen negando la práctica de la masturbación; tanto hombres como mujeres; no hay excepciones de género.

Realmente no tengo que ir muy lejos para encontrar infinidad de ejemplos de personas que niegan la masturbación porque a mi alrededor los encuentro casi diariamente. A decir verdad no es cuestión de erigir un altar a la práctica masturbatoria pero tampoco hay necesidad de esconderla, o lo que podría ser peor aún, no practicarla debido a los tabúes que aún existen entre nosotros.

Así, podríamos hacer referencia a tres tipologías de excusas racionalizantes que niegan la masturbación:

- Tengo pareja, no la necesito. ¿Es un pecado mortal masturbarse si tenemos una pareja sexual? ¿Quién nos dijo que la pareja suple el placer de explorarnos nosotros mismos? ¿Acaso la masturbación en pareja no es una práctica altamente estimulante para ambos? En fin, hay muchas personas que consideran inadecuado brindarse placer a sí mismos si tienen una pareja. Evidentemente estas personas comprenden la masturbación como una práctica secundaria que les permite liberar la tensión sexual cuando no tienen un compañero sexual, en fin: un último recurso desesperado. Pero la masturbación es mucho más que descarga sexual; es placer erótico y autoconocimiento, es sentirse bien con su cuerpo y regocijarse con eso.

- Hace daño a la salud. Aunque algunos no lo crean, aún hay muchos jóvenes, y otros que no lo son tanto, que consideran que la masturbación les provocará algún tipo de enfermedad o debilitamiento físico del cual se percatarán los que están a su alrededor. Para constatarlo basta entrar en cualquier foro o chat sobre sexualidad. Las posibles patologías a contraer varían tantísimo y se mueven desde una enfermedad física hasta la locura. No obstante, hasta el momento no existe ningún estudio (y no creo que exista en un futuro) que afirme que brindarse placer (en dosis normales) afecte la salud, más bien todo lo contrario.

- Es una práctica de pervertidos. Pues, si esas son las perversiones sexuales... ¡Bienvenidas sean! Las personas que se esconden detrás de esta excusa generalmente han tenido una educación muy rígida donde le inculcaron que la sexualidad tiene como único objetivo procrear. Por lo tanto, toda práctica destinada a brindarse placer es considerada como pecaminosa y no digna.
Existen otras personas que piensan que alguien de cierto status social o con cierta inteligencia no debería sucumbir a esos impulsos tan "esenciales" y debería ser capaz de controlarse. Baste decir que el control es una cosa y la represión otra bien diferente.

Estas son algunas de las excusas más comunes pero de seguro no son las únicas. Detrás de cada una de ellas se esconde una persona que niega su placer y que no se siente a gusto con su sexualidad e intenta hallar explicaciones racionalizantes para esconderse a sí misma sus temores o evadir la necesidad de enfrentarse a sus limitaciones en el àrea sexual.

Considero que la masturbación es una práctica erótica de autodescubrimiento cuyo único límite son nuestras propias barreras. Una persona que practica el autoerotismo tendrá más posibilidades de vivir una vida sexual más plena y satisfactoria.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/02/masturbarme-yo-excusas-para-apartarnos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada