sábado, 20 de febrero de 2010

El Viagra: Saldo de cuentas.


El Viagra fue la primera píldora contra la disfunción eréctil aprobada en Estados Unidos, hoy cuenta en su haber con más de diez años, muchas parejas felices y otras que no lo son tanto. Pero? ¿por qué ha sido tan eficaz?
Primero debemos partir de las cifras: la disfunción eréctil afecta en Estados Unidos al 52% de los hombres de edades entre los 40 y 70 años; en España afecta a un 25,5% de los hombres con edades comprendidas entre los 50 y 59 años mientras que el porcentaje aumenta al 48% si hacemos referencia a los mayores de 60 años. Las previsiones sugieren que en el 2025 habrá 322 millones de hombres en todo el mundo con algún grado de disfunción eréctil. ¡Impresionante!

Así, no es de extrañar que la píldora azul sea uno de los medicamentos más solicitados. Según datos de Pfizer, la multinacional farmacéutica que desarrolló y comercializó este medicamento, el Viagra ha ayudado a más de 35 millones de parejas en 120 países para lo cual se han realizado más de 1.800 millones de comprimidos. Incluso en el mercado ilegal en Internet el Viagra es una de las píldoras más buscadas y comercializadas. Aunque para ser totalmente justos, alrededor del 25% del correo no deseado o spam está relacionado con su comercialización. Entonces, ante tal despliegue comercial y tanta necesidad en el mercado, lo extraño fuera que el Viagra no tuviese éxito. Aunque para hacer honor a quien lo merece, lo cierto es que la píldora es bastante efectiva salvo en casos de las personas que padecen de trastornos vasculares y suelen abusar de las dosis.

Entonces? ¿qué nos ha traído el Viagra? En esta especie de saldo de cuentas debo decir que existen aspectos positivos y negativos. Por una parte algunos hombres se sienten mucho más libres para exponer sus dificultades aunque no faltan quienes consumen la maravillosa píldora a escondidas, incluso de su pareja. Lo cierto es que la existencia de un remedio sencillo que promete cortar de raíz el problema relaja a los hombres y estos reconocen sus dificultades. La disfunción eréctil se ha desmitificado y hoy son muchos los hombres que acuden en su ayuda sin ningún tipo de prejuicio.

Pero no todo es color de rosa, independientemente de los efectos adversos a los cuales no me referiré, ¿es posible que la mayoría de las disfunciones eréctiles de la actualidad se deban a causas fisiológicas? No lo creo, entonces? ¿por qué recetar un fármaco cuando la cura puede centrarse en fortalecer la mente? Probablemente porque una píldora es la salida más rápida, porque demanda menos esfuerzo y compromiso personal. Así, muchos hombres están dispuestos a mejorar su sexualidad haciéndose dependientes de una píldora pero no desean cambiar su estilo de vida en aras de lograr una mayor relajación y aumentar la práctica de ejercicio físico o simplemente reavivar la pasión de la pareja a través de la inclusión de nuevos juegos sexuales. Como mismo lo reconocen algunos especialistas en la temática: ?El Viagra, en muchos casos, resuelve el miedo a no dar la talla en la relación sexual?. La facilidad con la cual nos desprendemos de nuestras responsabilidades para asumir tratamientos fáciles y eficaces a corto plazo es pasmosa.

Lo cierto es que el Viagra llegó para quedarse e incluso actualmente se trabaja en mejorar y perfeccionar sus efectos; el Cialis es un buen ejemplo de ello; el hombre solo necesita una dosis diaria que triplica el tiempo de acción del fármaco.

Para poner punto final, soy de las que creo firmemente que no podemos reducir nuestra vida y sexualidad a una píldora siempre que otros tratamientos menos invasivos estén a nuestro alcance. No obstante, como siempre digo, todos tenemos libertad de decisión y el derecho a que se respete cada toma de partido. Así, finalicemos con una simpática publicidad del Viagra :-)



Fuente:
Sanchez, M. (2008, Diciembre) Más de 35 millones de parejas se han beneficiado de Viagra en sus 10 años de existencia En: El País.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/01/el-viagra-saldo-de-cuentas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada