jueves, 11 de marzo de 2010

El alargamiento del pene. Preocupaciones masculinas y algunas soluciones modernas.


Si existe una preocupación recurrente y extemporánea entre los hombres podríamos decir (permitiéndonos un pequeño margen de error) que se trata del tamaño del pene. Así, no es extraño que los más diversos tratamientos para aumentar su grosor, tamaño y corregir sus formas se hayan diseñado a lo largo del tiempo. En un artículo anterior ya hice referencia a los extensores del pene, su funcionamiento y sus potenciales efectos positivos y negativos. Ahora quisiera traer a colación otras técnicas: los ejercicios para alargar el pene y las píldoras creadas con ese fin.

Analicemos detalladamente estas propuestas:

Ejercicios para el pene. Estos ejercicios están sustentados en un principio muy sencillo: cuando los tejidos son sometidos a una ejercitación y fuerza de manera cotidiana se origina una multiplicación celular que es la responsable del aumento del tamaño y el grosor (vale recordar que en algunas culturas antiguas la práctica de estos ejercicios para aumentar el tamaño del pene era considerada ?normal?).

Su creciente popularidad radica en tres aspectos esenciales: es muy económica (si se compara con los costos de una cirugía), es un procedimiento 100% natural por lo cual no implica los riesgos postoperatorios y los ejercicios son muy sencillos de realizar. Sin embargo, como cualquier tipo de ejercicio demanda una practica cotidiana y la voluntad continua del hombre. Algunas personas que han sido muy constantes afirman que han logrado una ganancia de al menos dos centímetros con el pene en erección aunque para ser sincera, no he hallado ninguna investigación científica que avale los resultados.

Pastillas para el pene. En este caso el funcionamiento es más simple aún: la potencia de la erección y el tamaño alcanzado dependerán en gran medida de la cantidad de sangre que fluya a los órganos sexuales. Cuando van pasando los años y, sobre todo con la vida sedentaria que se lleva en muchas ciudades, comienzan a aparecer las dificultades circulatorias. Así, las pastillas vendrían a renovar antiguos bríos (o propiciaría los brios que nunca existieron), facilitando una erección satisfactoria. Probablemente las más conocidas son las VigRX.

Creo que en este momento se vislumbran dos preguntas esenciales: ¿cuánto puede aumentar el tamaño? y, consecuentemente, ¿cuán efectivas son estas propuestas?

Respondiendo a estas interrogantes debo decir que, obviamente, existe un límite que puede variar de hombre a hombre pero considero que nadie debe esperar un milagro que duplique su tamaño aunque también supongo que para los hombres que tienen un micro pene algunos centímetros pueden marcar una gran diferencia. Ya he comentado con anterioridad que un estudio anterior realizado en la Universidad de Torino afirmaba que el tamaño máximo que podría alcanzarse equivaldría a un tercio de la longitud del pene en reposo. No obstante, también existen los detractores de estos tratamientos que afirman que solo la cirugía puede facilitar un cambio de tamaño ostensible.

En fin, que en nuestro mercado abarrotado necesitamos andar con mucho sentido común e informarnos adecuadamente antes de tomar cualquier decisión y siempre adoptar nuestras debidas precauciones.

Como casi siempre hago para los interesados, les dejo un link donde se promocionan estas técnicas: Alargamiento de pene.

Fuentes:
Gontero. P. et. Al. (2008) A pilot phase-II prospective study to test the ?efficacy? and tolerability of a penile-extender device in the treatment of ?short penis?. BJU International; 103: 793-797.
Monreal, J. (2007) Cirugía Estética masculina y femenina. Revista de divulgación científica de la Asociación Española de Cirugía Estética; 2: 8-17.



Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/02/el-alargamiento-del-pene-preocupaciones.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada