miércoles, 24 de marzo de 2010

La mujer ante la Disfunción Eréctil


Mucho se ha escrito sobre qué experimenta el hombre ante la disfunción eréctil pero como problema de pareja al fin y al cabo, poco se ha escrito sobre qué experimenta la mujer.

¿Qué siente la mujer ante el trastorno eréctil?

Yo diría sin temor a equivocarme, que en este sentido la mayoría de las féminas comparte, al menos en un inicio, idénticas sensaciones y pensamientos.

Cuando la mujer inicia el acercamiento sexual en muchas ocasiones presupone que su pareja debe estar lista para el coito (aunque sabemos que no es así, a nivel inconsciente esperamos una respuesta positiva que exprese el deseo y la pasión del hombre. Luego... ¿cómo se expresa ese deseo? En la erección). Cuando este mecanismo lineal (totalmente erróneo, vale aclarar) no se evidencia, muchas mujeres se derrumban, experimentan una profunda inseguridad e interpretan esta falta de respuesta como un rechazo a su sensualidad. Algunas féminas sienten una gran vergüenza por su papel infructuoso en el intento de provocar una erección y por el esfuerzo del hombre en lograrla. Cuanto más lo intenten sin obtener resultados, el sentimiento de vergüenza y la inseguridad femenina irán en aumento dando paso a la ira.

Los primeros sentimientos y pensamientos de la mujer generalmente giran en torno a su incapacidad para despertar la potencia sexual de su compañero; disminuye su seguridad y suelen hacerse más insistentes en la estimulación erótica. Sin embargo, usualmente esta insistencia el hombre la percibe como una tensión que se le suma al fracaso anterior creándole un círculo vicioso del cual le será particularmente difícil salir.

Ante los intentos infructuosos algunas mujeres comienzan a experimentar la ira, que generalmente no va dirigida contra sí misma sino contra la pareja. Sería una fase de negación donde la mujer se resiste a tomar la responsabilidad que se achacaba anteriormente y se molesta contra el hombre haciéndolo 100% responsable de lo que sucede. En las mujeres que tienen cierto conocimiento sobre la sexualidad y el funcionamiento de la mente masculina y que conocen que aunque el hombre pueda experimentar un fuerte deseo sexual igualmente puede manifestarse la disfunción eréctil, este periodo de ira es extremadamente breve pero desgraciadamente existen otras féminas que continúan negando su cuota de responsabilidad en el trastorno y que incluso se niegan a colaborar en el tratamiento especializado aún cuando su pareja se lo pide (algunos casos de este tipo he tenido que afrontar aunque para ser franca, lo más usual es que sea la mujer quien busque ayuda especializada).

La disfunción eréctil es un problema de dos, sobre todo cuando las causas se encuentran a nivel psicológico, por eso es imprescindible que ambas partes de la pareja aclaren sus sentimientos y sean capaces de comprender que experimenta el otro. En algunas ocasiones muchos hombres optan por intentar una y otra vez conseguir una erección, haciendo a la mujer revivir la experiencia de "fracaso". Vale aclarar que ponerle empeño a las cosas es una buena estrategia pero debemos recordar la frase de Einstein: "si quieres que las cosas cambien no hagas siempre lo mismo". Eso quiere decir que repetir las mismas experiencias sexuales, de la misma forma y manteniendo el mismo patrón mental servirán de muy poco para lograr un cambio; es necesario percatarse de los factores que pueden incidir en la situación e intentar variarlos.

Los hombres vivencian la disfunción eréctil como un "fracaso descorazonador" que les conduce a una baja autoestima y a la depresión; la mayoría de las mujeres también, por lo cual es imprescindible comunicar en pareja y trazarse nuevas estrategias para enfrentar una situación que resulta igualmente difícil para ambos.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/03/la-mujer-ante-la-disfuncion-erectil.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada