jueves, 31 de marzo de 2011

Novios imaginarios: ¿Una forma sana de vivir la relación de pareja?


¿Cuántos adolescentes han creado una novia imaginaria para sus amigos? La razón de esta creación se basa en el hecho de que el grupo presiona fuertemente en temas de sexualidad y muchos adolescentes encuentran una salida en crearse un personaje de ficción que les sirva para reafirmarse delante de su grupo de amigos. Estas novias o novios imaginarios les hace ser ?igual? que los demás e incluso, les permite vanagloriarse de supuestas proezas sexuales.
No obstante, los novios imaginarios no son una creación exclusiva de la adolescencia ya que muchas personas adultas también recurren a las mismas en un intento de ?encajar? con su medio social. Así, ha surgido una curiosísima empresa que facilita novias imaginarias.

La empresa en cuestión se denomina ?Imaginary Girlfriend? y es norteamericana pero se puede acceder a sus servicios a través de Internet. La empresa afirma que ellos proveen una novia ficticia que creará para el cliente una relación a distancia enviando cartas de amor, correos electrónicos, fotos e incluso, dejándoles el número de teléfono o encontrándose por Chat. La relación parecerá real a los otros, aunque evidentemente no lo sea.

Como detalle añadido la empresa puntualiza que toda aquella persona que tenga dificultades para distinguir la realidad de la fantasía debería abstenerse de contratar sus servicios. No obstante, lo cierto es que una vez que la persona inicia este tipo de relación, en ocasiones puede ser difícil distinguir lo real de lo imaginario; sobre todo cuando la relación asume un cauce tan romántico e ideal para la persona. Además, si el cliente que opta por este servicio es de tipo introvertido, con dificultades para relacionarse con las personas y busca en este tipo de relación un escape de la realidad; entonces los riesgos relacionados con la salud mental son elevados. Nada, que los límites entre realidad y fantasía son muy difusos en estos casos.

Pero volviendo a la empresa, es posible contratar una novia imaginaria por el precio de 45 dólares por dos meses. Al cabo de este tiempo se rompe la relación o se renueva el contrato. Lo interesante es que siendo chicas reales (no como las modelos que aparecen en las revistas), toda la historia puede ser más creíble para las demás personas.

Como punto final me gustaría acotar que más allá de la originalidad de la idea, creo que la misma es una opción totalmente desechable ya que cada persona debe aprender a lidiar con la realidad y no labrarse falsas expectativas o mostrar una imagen errada de sí. Todos tenemos nuestras peculiaridades personológicas y tomamos decisiones de vida, las personas que nos rodean deben aprender a respetarnos por lo que somos. Una novia imaginaria nunca puede suplir la riqueza de una relación de pareja real.

Para los curiosos, como siempre, les dejo el link al sitio web Imaginary Girlfriend

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/03/novios-imaginarios-una-forma-sana-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada