viernes, 11 de marzo de 2011

Mitos sexuales en relación con el hombre


Debido a que la sociedad actual es eminentemente machista, ésta ha creado estereotipos que enfatizan este carácter y que acuñan al hombre como un ser perfecto que no puede tener el menor fallo en sus relaciones sexuales.

Existen una serie de mitos sexuales basados en creencias como: el hombre ?no necesita de caricias para excitarse?, ?debe tener siempre una erección espontánea?, ?siempre debe tener 2 o más orgasmos para quedar bien? o ?lo más importante en el sexo es una buena erección? son algunos de los estereotipos más conocidos sobre la sexualidad masculina. Y lo más curioso es que, lejos de ser criterios compartidos exclusivamente por las mujeres, la mayoría de los hombres también los creen fehacientemente.

Al respecto, se conoce que el hombre muy excitado suele tener una erección cuando mira o acaricia a una mujer, pero por lo regular también necesita de estímulos táctiles para alcanzar su nivel óptimo de erección. Hablando científicamente se plantea que el hombre puede tener dos tipos básicos de erecciones: las erecciones psíquicas (por miradas, al escuchar la voz de una mujer, o por simple imaginación) y las erecciones neurogénicas (aquellas que surgen a partir de estímulos táctiles sobre los genitales).

Por lo tanto, la combinación de ambos tipos de activación sexual resultaría idónea para lograr una buena erección en el hombre, a la vez, que lo estimula emocionalmente, desmintiendo la creencia popular de que el hombre no necesita caricias para excitarse. En este sentido, se conoce además, que el hombre al igual que la mujer necesita cierto clima y tiempo para iniciar la relación sexual y tener una erección, pues el sólo acto de desnudarse frente a una mujer no provoca necesariamente una erección inmediata. La disposición psicológica para tener sexo suele preceder en ambos casos la preparación del cuerpo para realizarlo, de tal manera, resulta totalmente normal que el hombre necesite de estimulación manual u oral para tener una erección.

Otra de las creencias populares radica en el hecho de considerar una ?buena erección? como lo más importante en el sexo, de ahí que la satisfacción de la relación sexual dependa casi exclusivamente del rendimiento masculino. En muchas ocasiones cuando la mente masculina se concentra íntegramente en el rendimiento y no en el placer sexual suelen provocarse afectaciones en la erección ante la ansiedad asociada con la necesidad de obtener una buena erección.

Ante esta situación los amantes más sabios son capaces, aún con una erección incompleta, de disfrutar de las caricias sexuales y de provocar orgasmos satisfactorios a su pareja. Y esto ocurre precisamente, porque el objetivo de estos amantes no se centra en su rendimiento si no, por el contrario se focalizan en la relación sexual y el disfrute de la misma. ¿Quién dice que no puede alcanzarse un orgasmo sin una buena erección? ¿Cuántas técnicas de placer sexual no se orientan a la estimulación manual u oral?

En fin, que más que centrarse en el rendimiento masculino, la clave de un buen sexo se orienta a la creatividad, la fantasía y el disfrute sexual de cada miembro de la pareja.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/03/mitos-sexuales-en-relacion-con-el.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada