jueves, 31 de marzo de 2011

Las diferencias de género: ¿reales?


Aparejado al desarrollo social se ha potenciado una nueva manera de comprender el mundo que nos rodea y desde esta perspectiva se han comenzado a asemejar los roles del hombre y la mujer contemporáneos. Decir hace 50 años atrás que la mujer tendría las mismas oportunidades que el hombre se hubiese visto como una locura; sin embargo, en nuestros días hablar de la igualdad entre géneros resulta totalmente creíble. Pero? ¿realmente podemos hablar de igualdad de géneros?

A pesar de que el hombre y la mujer puedan desempeñar las mismas actividades, proponerse las mismas metas y desarrollar estilos de vida semejantes, existen algunas diferencias biológicas más allá de lo corpóreo que existirán por siempre.

En este sentido, numerosos especialistas aseveran que la evolución cerebral del hombre y la mujer no han sido idéntica y que, por tal razón, muestran diferentes puntos fuertes, habilidades y talentos.

Los hombres, cuya función principal en los inicios de la civilización era la caza, necesitaban que ciertas áreas encefálicas desarrollasen el sentido de la orientación y la habilidad para crear utensilios que les permitiesen dar en un blanco a larga distancia. Mientras que las mujeres necesitaban desarrollar actitudes para orientarse en las distancias cortas, habilidades para desempeñar disímiles actividades en un mismo tiempo, una visión periférica para controlar los alrededores de la cueva y una facultad comunicativa para relacionarse con las demás mujeres.

Como consecuencia de estas necesidades el cerebro masculino y el femenino desarrollaron zonas específicas diferentes que se encargaban de cada habilidad. Razón por la cual, los hombres actuales poseen mayores facilidades espaciales y matemáticas, mientras que las mujeres han desarrollado un sentido mucho más sensible y una mayor capacidad comunicativa.

En esta dirección el neurólogo Roger Gorski de la Universidad de Califormia afirma que el cerebro femenino posee un cuerpo calloso (conexión de fibras nerviosas entre los hemisferios cerebrales) más grueso que el masculino, poseyendo un 30% más de conexiones que el hombre. Las investigaciones al respecto, revelan que el estrógeno femenino se encarga de impulsar un número mayor de células nerviosas a establecer conexiones entre los hemisferios, por lo que a mayores conexiones, mayor fluidez en el habla. Este fenómeno también se considera responsable de que las mujeres puedan llevar a cabo dos tareas que no estén relacionadas entre sí.

Por otra parte, estos estudios confirman que el cerebro masculino al no poseer una conexión callosa tan ágil como la de las mujeres, tienden a desarrollar más rápido el hemisferio derecho, donde se encuentra localizada, al menos en el 80% de los hombres, la habilidad espacial. Por tal razón, se explica el desarrollo superior de los hombres en la percepción tridimensional y en la resolución de problemas de razonamiento matemático.

En fin, que aunque intentemos igualar socialmente a las mujeres y hombres, la ciencia nos dice que existen algunas diferencias insalvables.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/03/las-diferencias-de-genero-reales.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada