jueves, 29 de septiembre de 2011

El piercing en las zonas íntimas


Para muchos el piercing en las zonas íntimas es sinónimo de placer y se utiliza para aumentar la intensidad de las sensaciones. El placer puede estar provocado lo mismo por razones puramente estéticas que por las sensaciones particulares producidas por la perforación.

Pero? ¿qué motiva a una persona a practicar una perforación en el área genital? Generalmente a muchos los mueve el deseo de marcar con un ?símbolo? oculto las partes más íntimas del cuerpo, para otros el piercing es el emblema de un cambio de vida y finalmente hay quienes lo entienden como una forma para manifestar libertad sexual y deseos de transgresión. No obstante, este tipo de perforación es muy popular en la comunidad sado-maso por lo que también puede indicar una pertenencia a un grupo o una preferencia sexual.

Los hombres que utilizan un piercing genital lo hacen para decorar sus cuerpos pero su principal motivación es mejorar el rendimiento sexual o la intensidad de las sensaciones derivados de ellos (tanto los suyas como la de su pareja). En el caso de los piercing para hombres, existe una gran variedad:

- Dido: Se coloca una barra (o un dedo) en la base del glande. Por lo general se practica en los hombres circuncidados. Vale aclarar que esta parece ser la práctica más dolorosa de todas.

- Príncipe Alberto: Este es el Gadget más utilizado y famoso entre los hombres y la comunidad gay. La perforación se realiza a través de la uretra y sale cerca del frenillo, debajo del glande. Aquí, por lo general, se coloca el anillo.

- Ampallang: La barra atraviesa horizontalmente el glande. Esta operación es delicada ya que va a tocar el cuerpo cavernoso.

- Frenillo: La barrra está situada en la base del glande.

- Guiche: Se colocan barras o anillos en el área entre el escroto y el ano.

- Prepucio o Foreskin: uno o más anillos se encadenan a lo largo de toda la longitud del pene.

- Apadravya: La barra colocada en vertical atraviesa el glande. En particular este piercing se describe en el Kama Sutra y para su colocación se demanda de una operación muy delicada debido a que puede evidenciarse una hemorragia severa.

Para algunas mujeres colocarse joyas en las partes íntimas del cuerpo es solo una manera para decorar y embellecer sus órganos genitales. Aún así, vale aclarar que la perforación se originó inicialmente en la práctica de la mutilación genital femenina (que tenía como objetivo evitar que las relaciones sexuales fueran satisfactorias).

Dentro de los piercing femeninos podemos encontrar:

- Capuchón del clítoris (Hood): La piel que cubre el clítoris es atravesada horizontalmente o verticalmente por un anillo o barra.

- Clítoris: Un anillo o una barra pasa a través del clítoris. Este Gadget es poco usado ya que require de una morfología particular del clítoris y la operación puede reducir las sensaciones del clítoris, un efecto que también puede ocurrir incluso con el simple paso del tiempo.

- Labios: uno o más anillos se colocan en los labios (grandes y /o pequeños).

- Tenedor: Es uno de los piercing más recientes. En este caso se unen los dos labios más pequeños en la base de la vulva.

No obstante, independientemente de lo bellos que nos puedan parecer los piercing, esta práctica no es del todo inofensiva por lo que se recomienda buscar suficiente información antes de optar por un piercing en las zonas íntimas.

Todo aquel que esté decidido a ponerse un piercing en sus zonas íntimas deben recurrir a un profesional capacitado que utilice todas las normas de seguridad. Debes tener en cuenta que del 10 al 20% de los casos sufren de infecciones locales se producen y que el rechazo del cuerpo extraño también es posible.

En particular, se han reportado infecciones del aparato genital, la transmisión de la hepatitis B y C, el tétanos o el SIDA. Otros síntomas son: sangrado, enrojecimiento, hinchazón, dolor local, cicatrices y el trauma tisular. Además, en las mujeres, el piercing genital puede causar problemas durante el parto.

También se debe conocer que para reanudar la actividad sexual después de una de estas perforaciones se tiene que esperar un mes o dos. Igualmente, es importantísimo cuidar la higiene y evitar los movimientos bruscos. En algunos casos puede ser aconsejable usar preservativos y lubricantes a base de acuosa.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/09/el-piercing-en-las-zonas-intimas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada