jueves, 15 de septiembre de 2011

El capital erótico de la mujer: ¿Teoría feminista o denigrante?


Catalina Hakim es una socióloga de la prestigiosa London School of Economics pero también es investigadora y escritora bastante discutida. De hecho, aunque ha publicado libros muy profesionales que se refieren al cambio social y la innovación en el trabajo, los modelos de familia y la mujer en la sociedad moderna; en marzo del 2010 escribió un artículo que levantó pasiones muy intensas.

En este artículo exponía su teoría sobre el "capital erótico" de las mujeres; es decir, la combinación de belleza, estilo, habilidades sociales y encanto que hace que las mujeres sean sexualmente atractivas. Hoy esta teoría se profundiza en un grueso volumen titulado: ?Money Honey: The power of erotic capital?

Pues bien, de acuerdo con Hakim, la posición dominante de la mujer en lo erótico se ha fortalecido en las últimas décadas debido al fenómeno de la sexualización de la cultura. Este fenómeno inició con la revolución sexual de los años sesenta y en la actualidad ha permeado tan fuerte nuestra forma de comprender el mundo que la propia Organización Mundial de la Salud considera que la actividad sexual es "esencial" para la calidad de vida de los seres humanos. Aún así, no se puede negar que para los hombres el sexo sigue siendo un factor mucho más importante en comparación con el significado que le atribuyen las mujeres.

Para comprobar esta realidad baste pensar que la demanda de actividades sexuales (prostitución, espectáculos de sexo, etc.) es mayor entre los hombres que entre las mujeres e incluso las revistas porno para mujeres, están destinadas al fracaso total. Esto indica que los hombres estarían dispuestos a pagar mucho más por asistir a un espectáculo erótico o por comprar pornografía.

Por lo tanto, quien le atribuye valor al capital erótico de la mujer es la ley de la oferta y la demanda (la misma que regula el mercado). Así, esto significa que las mujeres tienen el control de este recurso escaso. Ergo: las mujeres pueden tener poder sobre los hombres.

De ello se desprende que los beneficios económicos de ser una mujer físicamente atractiva son considerables, especialmente en el mundo del marketing, las relaciones públicas, el espectáculo e incluso en los tribunales.

Hakim cita una investigación anterior donde se demuestra el poder de la belleza: la gente atractiva, así como las personas altas, tienen más probabilidades de conseguir un trabajo en el marco jurídico o en un banco. Además, la persona atractiva puede ganar hasta un 10-15% más que el promedio, mientras que sería suficiente ser "normal" para ganar un 10-15% más que una persona pequeña y fea. De hecho, no es extraño que muchas personas recurran a la cirugía plástica con la esperanza de obtener buenos trabajos en el mundo de la televisión.

Así, Hakim concluye que hacer ejercicio, ponerse a dieta y gastar fortunas en cremas para el rostro es una forma de hacer carrera y potenciar el capital erótico, nos guste la idea o no.

Lástima que esta teoría no comprenda el hecho de que la belleza es pasajera y que con el paso de los años se va perdiendo. Entonces? ¿qué hará la mujer que apostó todo a un rostro bonito?


Fuente:
Day, E. (2011, Agosto) Honey Money: The Power of Erotic Capital by Catherine Hakim. En: The Guardian.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/09/el-capital-erotico-de-la-mujer-teoria.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada