jueves, 15 de septiembre de 2011

Cinco formas para estimular el Punto G femenino


En los años ?40 el ginecólogo alemán descubrió un área peculiar en la anatomía femenina denominada Punto G en su honor. Aunque hoy hay muchos que desconocen o dudan de su existencia, lo cierto es que la tecnología moderna ha demostrado que este punto del placer femenino es tan real como la vagina o el clítoris.

Cada mujer tiene un punto G y cada una de ellas puede obtener placer cuando se acaricia la pared frontal de su vagina; solo que existen algunas féminas que tienen esta área menos desarrollada. Algunos investigadores afirman que la uretra está rodeada por unas pequeñas glándulas y cuando la mujer se excita sexualmente, estas glándulas se llenan de fluido y toda el área se llena de sangre, haciéndose este punto G más protuberante.

Pero? ¿cómo estimular el punto G?

Existen muchas formas y posturas sexuales pero a continuación resumiré tres de las más sencillas que le permitirán al hombre encontrar el punto G de su pareja o a la mujer estimularlo:

1. La mujer se acuesta boca abajo en la cama con dos almohadas bajo sus muslos para que sus nalgas queden ligeramente elevadas y con las piernas separadas. Entonces el hombre puede insertar cómodamente dos dedos, con la palma de la mano hacia abajo y acariciar la pared frontal de la vagina, a los pocos minutos debe percibir una ligera protuberancia.

2. En la postura clásica del misionero, con la mujer encima, ésta puede inclinar su cuerpo hacia delante para que el pene estimule directamente su punto G.

3. En la postura de la penetración por detrás (perrito), el hombre debe inclinar la entrada del pene para que también estimule la pared vaginal frontal.

4. En la postura de la cuchara, ambos se acuestan de lado, la mujer de espaldas al hombre, mientras él la penetra por detrás. Con esta postura el pene alcanza de manera especial la pared anterior de la vagina, por lo que es una muy buena opción si se quiere encontrar el punto G.

5. Una última postura que también favorece la estimulación de esta zona, es con el hombre acostado de espalda y la mujer sentada encima, pero inclinada completamente hacia atrás, quedando entre sus piernas. En esta posición se pierde el contacto visual pero se gana una frotación directa del punto G.

Obviamente, cada pareja deberá experimentar distintas posturas y decidir qué ángulo es mejor para encontrar y estimular el punto G de la mujer.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/09/cinco-formas-para-estimular-el-punto-g.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada