jueves, 1 de abril de 2010

Sexo y alcohol: la medida justa

Son dos placeres que todo hombre seguramente disfruta: el alcohol y el sexo. Aunque pueden funcionar de forma complementaria el abuso de uno puede producir un desempeño paupérrimo cuando intentas practicar el otro. Aquí una breve reseña de cómo combinar la cantidad exacta de alcohol para tener buen rendimiento en el sexo.

Vamos por orden. Primero el alcohol, después el sexo, aunque luego del acto puedes disfrutar de un aperitivo, generalmente ese es el orden de las cosas. Sucede que muchos hombres suelen tomar coraje desde el pico de la botella. No está mal. De hecho todo el mundo conoce que el alcohol tiene cierta eficacia cuando se lo utiliza como ?lubricante social? para encarar una conversación cuando tenemos un poco de nervios, pero eso solo funciona cuando somos medidos, caso contrario el exceso de ?lubricación? nos molestará en otros momentos, como a la hora de ir a la cama.

Piensa lo siguiente: una ingesta considerable de alcohol repercute en tu organismo de diferentes formas. Obviamente tendrás menos control de ti mismo, estarás más mareado y de seguro no podrás controlar tu aparto motriz de la mejor forma, lo cual repercutirá considerablemente en tu desempeño sexual. Además, todo lo que entra tiene que salir. Sabemos que el alcohol, sobre todo en forma de cerveza, suele provocar idas compulsivas al baño. Este es otro suceso que queremos evitar cuando estemos en la cama ya que puede hacer que nos sintamos pesados e inclusive dificulte el orgasmo.

Por eso, la mesura en la bebida es recomendable si tienes planes de terminar la noche en compañía en la cama y no solo en el piso rodeado de vomito.

Imagen: belodeau

Related posts:

  1. El alcohol y las calorías: información y alternativas
  2. Cambios de la percepción tras beber alcohol
  3. Preferencias sexuales, ¿que tipo de sexo te gusta?


Fuente: http://blogellos.com/sexo-y-alcohol-la-medida-justa/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada