jueves, 22 de abril de 2010

La mujer ante la Eyaculación Precoz


Mucho se ha hablado de la eyaculación precoz y de las consecuencias que esta disfunción sexual acarrea para el hombre pero muy poco se ha hablado de los efectos que provoca en la mujer. Un estudio demográfico sobre la eyaculación precoz realizado por la Asociación Española de Andrología nos revela algo que ya sabemos pero de lo que comúnmente no se habla: "las mujeres que se enfrentan a la eyaculación precoz se sienten un 35% menos satisfechas que sus parejas y muchas viven este problema con más dramatismo que los hombres".

Este informe se sustentó en las encuestas realizadas a 600 mujeres españolas y nos reafirma que una de cada tres féminas cuya pareja sufre de eyaculación precoz se siente desinteresada por su vida sexual y no suele implicarse en la misma.

Cuando el hombre sufre la eyaculación precoz debe comprender que éste es un problema que afecta también a su pareja. En muchas ocasiones la mujer no se atreve a abordar el tema pues cree que puede dañar la susceptibilidad del hombre. Estos temores infundados crean un círculo de incomunicación donde ninguno da pasos hacia la solución de la problemática sino que se encierran en sus propios miedos e inseguridades. La forma más rápida de salir de este círculo vicioso es reconocer la existencia de un problema de dos, manifestar cómo se sienten al respecto y buscar las vías de solución conjunta donde ambos estén comprometidos en el cambio.

¿Por qué sucede esto? Hablando sin reservas podríamos decir que, aunque en la actualidad muchos hombres son conscientes de la importancia de satisfacer a su pareja y se preocupan por solucionar cualquier problema o disfunción en el área sexual, aún quedan muchos casos que buscan una satisfacción sexual eminentemente rápida en la cual su pareja es un mero receptáculo de deseos.

La cara opuesta y más sutil de esta concepción retrógrada y eminentemente machista podemos hallarla en la mujer que no se muestra activa para satisfacer sus deseos sexuales. Hay muchas féminas que, ante la eyaculación precoz, simplemente dan por terminado el coito sin explorar otras formas de placer erótico; en muchas ocasiones porque temen expresar sus necesidades e insatisfacciones en el plano de la sexualidad.

Sin lugar a dudas, la falta de comunicación, los miedos y los deseos reprimidos no ayudan a mejorar la relación sino que contribuyen a crear un círculo vicioso de insatisfacciones sexuales y emocionales. Para salir de este círculo vicioso es imprescindible que: ambos acepten la presencia de un problema común, que compartan sus emociones y miedos al respecto y se impliquen en la búsqueda de una solución conjunta. El recorrido no es fácil pero es la vía más segura para solucionar las dificultades fortaleciendo a la vez la relación de pareja.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/04/la-mujer-ante-la-eyaculacion-precoz.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada