viernes, 14 de octubre de 2011

Los juguetes eróticos: Pros y contras


Existen juguetes eróticos de todo tipo y para todos los gustos: los juguetes sexuales que vibran con tu música favorita, esposas hechas de piel de conejo auténtica, colecciones de aceites especiales para dar masajes, sustitutos del pene, objetos para causar daño... Incluso existen juguetes sexuales de lujo (como por ejemplo, Víctor, un vibrador de oro con punta de diamante que cuesta entre 30.000 y 40.000 euros).

Una de las razones que nos compulsa a comprar un juguete erótico es la curiosidad. Luego, lo usamos para explorar nuevas sensaciones o para encender la relación de pareja. De hecho, a menudo, durante una terapia sexual, el terapeuta suele recomendar el uso de un juguete sexual.


Los pros de los juguetes eróticos

En una pareja, los juguetes sexuales pueden "revivir" una relación a largo plazo que cada vez es menos apasionada. Así, la introducción de un juguete sexual puede devolver a la pareja el placer del juego y lo inesperado, haciendo la relación mucho más emocionante.

Por otra parte, un vibrador también es útil para las mujeres que tienen dificultad en alcanzar el orgasmo o que nunca lo han tenido. La intensidad de las vibraciones y los movimientos de los juguetes sexuales son muy diversos y estos pueden ayudar a la mujer a encontrar con facilidad su potencial orgásmico. Un juguete sexual también puede ser una opción recomendable para personas que no tienen una pareja pero que sienten deseo sexual y necesitan satisfacerlo.

En sentido general, los hombres y las mujeres que usan vibradores han reportado menos problemas en las relaciones sexuales. Afirman que se sienten a gusto con su cuerpo y tienen interés por cuidar de sí mismos.


Los contras de los juguetes eróticos

Desafortunadamente, todo en la vida tiene sus aspectos negativos y los juguetes sexuales no escapan a esta realidad. Por ejemplo, en el 2009, investigadores de la Universidad de Alabama realizaron un estudio en el servicio de urgencias de un hospital donde apreciaron que desde el año 1995 hasta el 2006:

- 6.799 personas mayores de 20 años han necesitado atención médica por las lesiones causadas por juguetes sexuales.

- Las lesiones se registraron más en casos de hombres que de mujeres.

- El 74% de los accidentes fueron causados por un vibrador, un consolador (13, 2%) y el 11% por anillos y otros accesorios.

- El 78% de las lesiones afectaron el ano y el recto, el 18% la vagina o el pene y el 4% el resto del cuerpo.

Estas cifras demuestran que los juguetes sexuales se utilizan a menudo de forma incorrecta, especialmente cuando se trata de una zona tan delicada como el ano. Además, los vibradores de por sí son problemáticos ya que se pueden recalentar si se usan durante mucho tiempo. Además, también se han reportado efectos colaterales como el dolor (3%), irritación (10%) e inflamación (8%).

Recientemente también se ha hecho referencia a la posibilidad de que las personas se hagan adictas al vibrador y este suplante una relación de pareja normal. No obstante, todo esto pone de relieve el hecho de que los juguetes eróticos pueden ser utilizados de forma sana para potenciar nuestra sexualidad, basándose siempre en un conocimiento profundo sobre su funcionamiento. O al contrario, pueden utilizarse de manera inadecuada y provocar daños a la salud.


Fuente:
Griffin, R. & McGwin, G. (2009) Sexual Stimulation Device-Related Injuries. Journal of Sex & Marital Therapy; 35(4): 253-261.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/10/los-juguetes-eroticos-pros-y-contras.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada