jueves, 22 de julio de 2010

Haz el amor, no el porno: Cinco creencias erróneas


Make love, not porn es una curiosa página web con la cual me he topado en estos días. Su objetivo primordial es muy sencillo pero loable: descubrirle a los más jóvenes las diferencias entre el porno y las relaciones sexuales en la vida cotidiana; de una forma simple, amena e incluso divertida.

El por qué de este intento puede deberse al hecho de que, según una investigación reciente, la mayoría de los jóvenes norteamericanos piensa que el sexo termina con una eyaculación en el rostro de la mujer. Algo lamentable que sin lugar a dudas se debe a la influencia de consumir tanto porno y tener una escasa educación sexual.

Así, este sitio web realiza algunas comparaciones muy interesantes, en el intento de desmotar algunas creencias erróneas:

1. Todas las mujeres aman el sexo anal. Puede ser que muchas de las féminas que se dedican al porno amen realmente la práctica del sexo anal pero en la vida cotidiana; lo cierto es que muchas mujeres le temen a esta experiencia o simplemente les desagrada. Por supuesto, también hay féminas que encuentran el sexo anal muy placentero así que lo más importante es no ir a la relación sexual con un prejuicio ya establecido. Todas las mujeres somos diferentes y por ende, preferimos cosas diversas, también en materia de sexualidad.

2. Las mujeres prefieren las palabras ?sucias? mientras tienen relaciones sexuales. Si bien durante los filmes pornos la mayoría de estas mujeres parece excitarse escuchando palabras obscenas, no todas las féminas aceptan este comportamiento, de hecho hay muchas que lo aborrecen. Así, es mejor ir con tino y conocer las preferencias individuales de la pareja.

3. La penetración vaginal con el dedo es suficiente para provocar excitación. Si bien en la mayoría de las escenas porno al hombre le basta con unas pocas caricias y la penetración vaginal con el dedo para lograr un punto de excitación óptimo en su pareja; lo cierto es que a muchas féminas les desagrada este tipo de penetración, sobre todo si antes no ha existido un juego presexual suficientemente excitante.

4. El sexo es más excitante si solo se mantiene contacto genital. Debido a la necesidad de filmar, el sexo en las escenas porno muestra un contacto corporal muy escaso ya que la mayoría de las tomas se centra en la genitalidad. No obstante, en la vida cotidiana el contacto de los cuerpos resulta muy excitante tanto para el hombre como para la mujer, convirtiéndose en una poderosa fuente de excitación y placer, sobre todo en la zona de los muslos y los senos. Vale aclarar que esto no indica que determinadas posiciones donde priva el contacto genital no sean placenteras, sino que es un llamado de atención a comprender la relación sexual como un todo, donde el cuerpo siente y se involucra en su totalidad.

5. La relación sexual debe durar como mínimo 15 minutos. Aunque muchos filmes porno muestran relaciones sexuales que se extienden por media hora o incluso 60 minutos, lo cierto es que no existe un límite horario para determinar la satisfacción que puede alcanzar la pareja durante el sexo. Ya sean 5 minutos o una hora, lo esencial es el gozo y la complacencia que ambos miembros de la pareja puedan alcanzar. Todo intento de estandarización en cuestiones de sexo generalmente solo sirve para crear estereotipos.

No obstante, estas son solo algunos de los ejemplos que se recogen en el sitio Make love, not porn; la página retoma otros tantos.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/07/haz-el-amor-no-el-porno-cinco-creencias.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada