jueves, 24 de febrero de 2011

Homosexualidad animal


En nuestros tiempos resulta muy natural aceptar comportamientos homosexuales y bisexuales entre las personas que nos rodean. La libertad de expresión social ha abierto completamente la puerta a las diferentes manifestaciones sexuales entre las personas; sin embargo, comprender las ideas de la homosexualidad y la bisexualidad entre los animales aún resultan un poco extrañas.

En muchas especies animales no resulta raro que un macho monte a otro, fundamentalmente si no hay hembras disponibles o en estado de excitación y necesidad sexual. Es posible que esto ocurra entre los animales incluso sin darse cuenta de que realmente están copulando con otro macho de la especie; y es que estas relaciones suceden durante la embestida sexual del macho, el cual no logra aguantar la llegada de la hembra y se desquitan en la primera oportunidad que tiene.

Sin embargo, también se han descrito en las ratas masculinas comportamientos de hembra, lo cual atrae a los machos del grupo; sin embargo, cuando estos individuos se colocan ante una hembra receptiva sexualmente, la copulan. Por lo cual se corrobora no solo la conducta homosexual, si no además comportamientos bisexuales entre éstos animales. Curioso, ¡verdad!

Se han referido además la homosexualidad animal entre conejos, puercos, carneros, toros, perros, gatos y delfines machos; e incluso cuando las hembras de estas especies están excitadas resultan capaces de montar a otras hembras o a machos muy tímidos y demorados.

Por su parte, en los primates machos también se han observado diferentes manifestaciones de conducta que se califican como homosexuales, tales como caricias, besos e intercurso anal. Según algunos estudios en esta especie, se considera que las conductas homosexuales resultan más frecuentes en el período de la infancia y adolescencia donde los machos dominadores son capaces de mantener al mismo tiempo relaciones homosexuales y heterosexuales.

Entre los primates hembras los comportamientos homosexuales son menos frecuentes y convincentes que entre los machos, pues aunque las monas resultan capaces también de acariciarse, besarse, abrazarse y montarse entre sí, no es infrecuente que la posición de entrega signifique solamente sumisión a la hembra dominadora; a diferencia de los machos, donde la posición de entrega se utiliza frecuentemente para proteger o tener acceso a los alimentos de los machos dominadores.

En fin, que las conductas homosexuales y bisexuales no son exclusivas de los seres humanos sino que también abundan en la naturaleza animal si bien Las causas de la misma en la fauna salvaje son un misterio. Una teoría apunta a que los animales mantienen relaciones sexuales con los que tienen más cerca mientras que otra hipótesis indica que contribuye a fortalecer los lazos sociales. Realmente, más que buscar una explicación única, los comportamientos homosexuales dependerían en gran medida de las reglas de cada grupo animal.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/02/homosexualidad-animal.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada