jueves, 24 de febrero de 2011

Disfunción Eréctil: Una mirada a través de la historia


La Disfunción Eréctil es un trastorno sexual que ataca a un número elevadísimo de parejas en todo el mundo. Hoy se conoce que sus causas pueden ser orgánicas o psicológicas y en muchos casos, una conjunción de ambas. Por fortuna, la Medicina y Psicología modernas hacen que la Disfunción Eréctil sea un trastorno de relativamente fácil solución; sin embargo, no siempre fue así.

En el año 2 000 A.C., a través de la interpretación de papiros egipcios, se ha llegado a conocer que este pueblo utilizaba numerosas pócimas curadoras de la ?impotencia? (como se le llamaba hasta hace pocos años a la Disfunción Eréctil). De hecho la raíz de mandrágora, uno de los componentes de estas fórmulas egipcias hoy se continúa utilizando en muchas tribus africanas.

Si repasamos la mitología griega podremos hallar un curioso capítulo donde se narra que el joven Iflico, hijo del rey Filaco, se aterrorizó tanto al ver a su padre con un cuchillo que pensaba usaría contra él, que desarrolló una impotencia crónica. Posteriormente el médico le curó exponiéndolo gradualmente a la sangre y a los cuchillos (probablemente la primera mención a lo que hoy se conoce como terapia de exposición sistemática). Esta historia habla de las raíces psicológicas de la Disfunción Eréctil.

Hipócrates, por ejemplo, describió la impotencia masculina en pacientes ricos de la ciudad y concluyó que la causa de este trastorno se debía a que estas personas montaban a caballo en exceso; ya que a los pobres no les afectaba, pues ellos viajaban a pie.

Aristóteles, por su parte, afirmaba que los nervios del pene llevaban espíritu y energía para la erección y que ésta era debida a insuflación de aire. Su teoría fue bien aceptada hasta que en 1505, Leonardo da Vinci notó una gran cantidad de sangre en el pene erecto de un hombre ahorcado. Sin embargo, sus escritos fueron mantenidos en secreto hasta el inicio del siglo XX.

En la Biblia también se hace referencia a la Disfunción Eréctil cuando se afirma que Dios cerró a Abimelech el útero de sus mujeres y le impedía engendrar hijos.

En la Edad Media se consideraba que la Disfunción Eréctil estaba causada por una posesión demoníaca o por un hechizo. De hecho, en el siglo XII se utilizaba una curiosa forma de incitar la Disfunción Eréctil: ?las ligaduras?. Las personas ataban nudos a una cuerda y la escondían, en dependencia del número y la configuración de los nudos, la impotencia podía ser parcial o total.

No obstante, el primer relato que une la Disfunción Eréctil con factores físicos se halla en el Siglo de las Luces, una obra en la cual se narra que cuando Luis XVI se casó con María Antonieta, no consumó el matrimonio hasta 7 años después debido a la tensión que le provocaba el frenillo durante la erección. El otro caso vino de la mano de Napoleón Bonaparte que sufría un trastorno endocrino que le produjo la Disfunción Eréctil.

Sin lugar a dudas es muy interesante analizar cómo va variando el pensamiento humano en relación con una patología. Aunque lo más importante es que las personas se alejen de antiguos estereotipos y busquen ayuda especializada que les permita retomar su vida sexual.


Fuentes:
Ballester, R. & Gil, D. (1994) Perspectivas actuales en el tratamiento de la disfunción eréctil. Psicothema; 6(2): 165-180.
Rosen, R. C. & Leiblum, S. R. (1992) Erectile disorders: an overview of historical trends and clinical perspectives. Guilford Press.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/02/disfuncion-erectil-una-mirada-traves-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada