jueves, 3 de febrero de 2011

El orgasmo simultáneo: ¿una meta obligada?


Sin lugar a dudas el momento del orgasmo es uno de los más placenteros en la relación sexual; ese instante en el cual todo parece apagarse alrededor y se siente una explosión de energía. En esos precisos momentos vivenciamos una serie de cambios corporales muy fuertes como el aumento de la circulación y el incremento de los latidos del corazón. Así, no es extraño que cuando terminemos de experimentar estas sensaciones nos quedemos agotados.

En muchas mujeres, después del orgasmo, los tejidos de la vagina y los labios mayores y menores reciben una gran cantidad de sangre y esto hace que aumenten su grosor. Para algunas féminas esta ?inflamación? llega a ser molesta si se continúa con la penetración. Al contrario, otras féminas, aparejado al orgasmo, expulsan un líquido blanco (un proceso similar a la eyaculación masculina) que lubrica en exceso la vagina y el hombre percibe cómo ésta deja de rodear el pene, disminuyendo considerablemente las sensaciones placenteras para ambos.

En el caso del hombre, el pene en muchas ocasiones pierde buena parte de la erección después de la eyaculación o disminuye ostensiblemente su sensibilidad por lo que muchos varones prefieren hacer un alto después de este momento y retomar la penetración con posterioridad.

No obstante, debe aclararse que en ambos casos siempre me he referido a detener el acto de la penetración y no a la estimulación que conduce al orgasmo.

El orgasmo simultáneo constituye sin lugar a dudas el estado ideal en el desenlace de la relación sexual. El hecho de que ambos miembros de la pareja experimenten al unísono estas sensaciones placenteras es un momento único. No obstante, ésta es una meta que no siempre puede alcanzarse por lo que muchas parejas optan por satisfacer primero a un miembro y luego al otro.

Para muchos hombres el hecho de que la mujer llegue primero al orgasmo le permite disfrutar con menos presión y más intensidad de su propio orgasmo. No obstante, para llegar al orgasmo no siempre es necesario continuar con la penetración, el sexo oral suele ser un excelente sustituto.

Existen algunas parejas que se obsesionan con el tema de alcanzar el punto máximo del placer a la misma vez pues lo comprenden como una muestra de máxima compenetración. Estas personas deben conocer que el orgasmo es finalmente una respuesta del Sistema Nervioso Central, es un reflejo sobre el cual podemos tener cierto control pero que no podemos controlar al 100% por lo que tener un orgasmo simultáneo no indica que nuestra pareja nos ame más o menos, que estemos más o menos compenetrados.

Incluso aquellas parejas que han logrado sus orgasmos simultáneos no los pueden alcanzar siempre porque existen momentos en los cuales por muchísimas razones (estrés, cansancio o sobreexcitación) rompemos el patrón preestablecido. Así, si bien alcanzar el orgasmo a la vez es una situación ideal, lo cierto es que obsesionarse con esto no tiene ningún sentido. En materia de relaciones sexuales muchas veces la naturalidad provee más placer que las metas preestablecidas.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/01/el-orgasmo-simultaneo-una-meta-obligada.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada