viernes, 22 de abril de 2011

Más peligros ocultos de la convivencia

Amigo, ¿tienes ganas de irte a vivir con tu pareja? Pues primero cerciórate bien que estás dispuesto a sortear / soportar ciertos inconvenientes inherentes a la convivencia. Ayer te ilustramos algunos de peligros ocultos de la convivencia, hoy te contamos algunos más.

Permiso para las visitas. Ya no vives solo y por ende si traes una banda de amigos a casa, deberás consensuarlo antes con tu chica. Si ella no accede será difícil que puedas juntarte con tus viejos amigos a jugar al Winning Eleven hasta las 3 de la madrugada.

Rompen los dos, arreglas tu solo. Si algo se rompía cuando vivías solo, eras tú el encargado de arreglarlo. Si algo se rompe ahora que vives en pareja? también eres tú el encargado de solucionarlo: eres el hombre de la pareja y por consiguiente el que tiene la capacidad de cambiar bombillas de luz quemadas, pintar las paredes con manchas, destapar el desagüe, etc.

Manda quien tiene el mando. Llega la noche, te metes en la cama (con tu chica obviamente) y tienes ganas de ver la tele: ¿Quién elige la programación? Pues el que tiene el mando a distancia y créeme, que a diferencia de cuando vivías solo, no serás tú el que lo tenga la mayoría de las veces.

Si después de leer todas estas advertencias aún tienes ganas de irte a vivir con tu chica, solo podemos decirte una cosa: ¡felicidades!, estás ciegamente enamorado.

Fuente: askmen


Fuente: http://blogellos.com/mas-peligros-ocultos-de-la-convivencia/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada