jueves, 9 de diciembre de 2010

¿Quieres convencerla? Una ligera presión en su brazo te ayudará


Un hombre de buena apariencia física entra en un bar durante tres semanas consecutivas y se aproxima a 120 mujeres para invitarlas a bailar. Este hombre se llamaba Nicolas Guegen y hacía esta propuesta en nombre de la ciencia para verificar una curiosa hipótesis: si tocamos levemente por el brazo a una fémina, ésta será más proclive a dejarse convencer.

Lo cierto fue que de las 60 mujeres a las cuales Guegen simplemente les preguntó si deseaban bailar con él, solo un 43% le respondió afirmativamente pero los números cambiaron de manera drástica cuando Guegen acompañaba su petición con un ligero apretón en el brazo de las féminas ya que el 65% le cedió un baile.

Pero como en la ciencia nada se da por hecho hasta que no se repite, el experimento fue replicado, esta vez la tarea era un tanto más difícil ya que no se trataba de sacar a bailar a las féminas sino de obtener su número de teléfono. En esta ocasión estuvieron involucradas un total de 240 mujeres (que evidentemente no sabían que formaban parte de este curioso experimento, al menos en un inicio). Los resultados fueron bastante similares, cuando el hombre pedía el número sin establecer ningún contacto físico, solo lo obtuvo en el 10% de los casos mientras que cuando tocaba ligeramente el brazo de las féminas, el índice de éxito aumentó al 19%.

Vale, los números no son muy elevados pero si tomamos en cuenta que nos referimos simplemente a un roce o un leve apretón que nos hace aumentar las probabilidades de éxito, entonces es hora de mirar este pequeño secreto con otros ojos.

Pero? ¿a qué se debe esta diferencia en el comportamiento?

Guegen afirma que el simple roce o apretón hace que las féminas perciban al hombre como más dominante, hecho que los hace parecer más atractivos y con un mayor estatus social; una combinación absolutamente explosiva y seductora para la mayoría de las mujeres.

Vale puntualizar que este curioso estudio se realizó en Francia por lo que el mismo investigador reconoce que los efectos del toque en el brazo para convencer o seducir podrían no transferirse con la misma facilidad a otras culturas. Aunque particularmente opino que al menos en países como Italia, España o Latinoamérica este pequeño secreto podría funcionar a la perfección.

Además, deben tener en cuenta que el roce fue realmente muy corto, apenas 1 o 2 segundos, pues un roce demasiado prolongado en el tiempo podría provocar el efecto contrario. Recordemos que a nadie le gusta sentirse retenido por una mano extraña ;-)


Fuente:
Guegen, N. (2007) Courtship compliance: The effect of touch on women?s behavior. Social Influence, 2: 81-97.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/12/quieres-convencerla-una-ligera-presion.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada