lunes, 14 de noviembre de 2011

Crisis de la edad madura se adelanta a los 30 años

Hasta hace unos años era común hablar de la Crisis de la Edad Madura en referencia a la crisis existencial que enfrentaban aquellos que se acercaban a los 50 años de edad, y que se manifestaba como un duro cuestionamiento de los logros en la vida y la capacidad para seguirlos alcanzando, en todas las esferas. Sin embargo, parece que la velocidad de la vida moderna ha adelantado esa crisis, y ahora se observa en aquellos que han rebasado los 30 años.

Un estudio ha demostrado que los síntomas de la Crisis de la Edad Madura (angustia y depresión)  se observa desde los 35 años.

Relate, una compañía de asesoría de relaciones personales, realizó un sondeo entre 2 mil personas, y reveló que cada vez es mayor el número de personas que entre los 35 y los 44 años se sienten ?deprimidas y solas?, en un nueva frontera para la crisis de la edad adulta.

La nueva crisis de la edad adulta se manifiesta como la antigua: con una sensación de soledad y una incapacidad de relacionarse en ámbitos sociales. Aquellos aquejados por este cuestionamiento de la propia valía personal reconocen problemas relacionarse con parejas, amigos, compañeros de trabajo y familiares.

Una crisis que beneficia a empresas como Relate, experta en impulsar las relaciones, y que dice en sus conclusiones sobre el estudio: “Tradicionalmente asociamos la crisis de la edad adulta a las personas que están llegando al final de la década de los 40 o los 50, pero el informe revela que este período está afectando a la gente cada vez más temprano. No es coincidencia que en Relate, la mayoría de las personas que asesoramos están dentro de ese grupo de edad”.

Jornadas de trabajo más largas, más estrés, menos tiempo para establecer vínculos, mayor incertidumbre laboral, económica y sentimental: los factores que provocan esta madures anticipada y solitaria.


Fuente: http://blogellos.com/crisis-de-la-edad-madura-se-adelanta-a-los-30-anos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada