jueves, 4 de agosto de 2011

Sexo en la adolescencia: ¿Aumenta las conductas de riesgo?


Ya sea la clásica educación sexual que se centra en la abstinencia o aquella que le habla a los estudiantes sobre los métodos anticonceptivos; lo cierto es que en la actualidad las clases de educación sexual tienen un mensaje común subyacente: ¡Espera!

En la educación más puritana a los jóvenes se les dice que deben esperar hasta el matrimonio, en la educación menos conservadora se les intenta convencer de que esperen a que llegue la persona ?justa?. Pero de una forma u otra la idea siempre es la misma: posponer las relaciones sexuales. ¿Por qué?

Casi siempre porque se piensa que posponer el inicio del sexo en la adolescencia reduce el riesgo de que las chicas queden embarazadas o que adquieran una enfermedad de transmisión sexual. Pero? ¿cuánta verdad se esconde detrás de esta creencia?

Pues bien, Bornovalova y sus colegas de la Universidad de Minnesota junto a Brian Hicks de la Universidad de Michigan se dedicaron a comprobar si realmente retrasar las relaciones sexuales puede ahorrarles el riesgo a los jóvenes. Este interesante estudio ha sido publicado en la revista Psychological Science y ha sido objeto de controversias y encarnizados debates.

Los investigadores estudiaron a más de 1.000 pares de gemelos idénticos que estaban previamente inscritos en el Estudio Longitudinal de la Familia en Minnesota. Estos gemelos se incorporaron al citado estudio a la edad de 11 años y en el momento de la inscripción se les preguntó sobre diferentes aspectos como: los factores biológicos, sociales y psicológicos; abarcando desde el posible uso de drogas, hasta la relación con los padres, las relaciones de amistad y las peculiaridades de la pubertad.

Luego, a los 24 años, se les preguntó acerca de los riesgos que estaban asumiendo en su vida sexual. En algunas parejas, uno de los gemelos tenía relaciones sexuales precoces y el otro no; de forma que ambos hermanos fueron comparados en relación con los riesgos sexuales que corrían en la edad adulta.

Después de analizar numerosos datos se llegó a la misma conclusión: "Si se analizan dos gemelos que comparten el 100% de los genes, donde uno inició las relaciones sexuales a los 15 años y el otro a los 20, en la edad adulta (24 años) los riesgos asumidos en sus comportamientos sexuales no difieren". En otras palabras, el comportamiento de riesgo que asumían en la edad adulta no dependía de la edad en que tuvieron su primera relación sexual.

Entonces, ¿cuál es la causa por la cual algunos jóvenes asumen la promiscuidad sexual como un estilo de vida? Los investigadores piensan que es una combinación de factores genéticos (como la fuerte tendencia hereditaria a ser impulsivos o anti-sociales) los aspectos ambientales (como el nivel socio-económico o la vida familiar con problemas).

En resumen, que existe una correlación entre la iniciación sexual temprana (este estudio la definió antes de los 16 años) y la asunción posterior de riesgos sexuales pero esto no depende de cuán temprano se iniciaron las relaciones sexuales sino de otros factores. Así, los investigadores son muy tajantes en sus resultados: "Lo que está causando sexuales de riesgo, no es la iniciación sexual temprana".

Aclaro que este estudio no tiene el objetivo de darle la vía libre a todos los adolescentes para que practiquen sexo a edades siempre más tempranas (también porque soy de las que considero que se debe esperar a la persona ?justa?). Y porque además, biológicamente hablando, el sistema genital del adolescente no está listo para iniciar las relaciones sexuales.

Esta investigación es simplemente un llamado de atención a los educadores, es un foco rojo que les indica que la educación sexual debe tomar otros derroteros si pretende realmente ser efectiva. Es un desenmascaramiento de los tabúes relacionados con la sexualidad en el intento de encontrar las causas por las cuales aparecen realmente los comportamientos sexuales de riesgo, el primer gran paso para eliminarlos.

¿Será acaso que no nos decidimos a enfrentar verdaderamente el problema del sexo en la adolescencia e inventamos excusas no válidas con las cuales desvirtuar el interés de los jóvenes por su sexualidad? Quizás la respuesta estaría en hablar claro y desarrollar no solo una educación sexual sino una verdadera educación de la emotividad.


Fuente:
Association for Psychological Science (2011, Mayo) True love may wait -- but waiting won't make you a safer lover later on. En: Psychological Science.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/08/sexo-en-la-adolescencia-aumenta-las.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada