jueves, 18 de agosto de 2011

El deseo sexual hipoactivo: ¿Un invento de la industria farmacéutica?


Recientemente en la British Medical Journal se publicó un artículo muy interesante donde se afirmaba que la disfunción sexual femenina no solo estaba instigada por las empresas farmacéuticas sino que además, habían ayudado a crear este constructo creando nuevas drogas para tratar una enfermedad que en realidad no existe.

El periodista y profesor de la Universidad de Newcastle en Australia, Ray Moynihan, investigando para su libro "Sexo, mentiras y productos farmacéuticos" descubrió que los empleados de la industria farmacéutica han pagado a algunos líderes de opinión para ayudar a desarrollar la entidad de esta enfermedad.

El periodista afirma que los investigadores han aplicado encuestas donde ?demostraban? un cuadro general, han creado herramientas diagnósticas y han persuadido a las mujeres de que necesitan una etiqueta médica para acceder a un tratamiento correcto. Así, Moynihan considera que "el marketing de las drogas se está fusionando con la ciencia médica de una manera fascinante y aterradora a la vez" y, obviamente, se pregunta si no sería el caso de desarrollar un nuevo enfoque para definir qué es la enfermedad.

Moynihan cita a un empleado de las empresas farmacéuticas que afirman que estas desean "acelerar el desarrollo de una enfermedad" y financian investigaciones donde se creen herramientas para evaluar y diagnosticar problemas como el "trastorno del deseo sexual hipoactivo".

Se afirma que muchos de los investigadores involucrados en estas actividades eran empleados de las propias compañías farmacéuticas o tenían vínculos financieros con la estas. Por supuesto, estudios no pagados se cuestionan la veracidad del deseo sexual hipoactivo.

Para añadir aún más leña al fuego, se ejemplifica con el curso financiado por Pfizer especialmente diseñado para los médicos de los Estados Unidos donde se afirmó que un 63% de las mujeres tiene una disfunción sexual y que la testosterona y el sildenafil (Viagra) podrían ser útiles para tratarlos, (junto con la terapia conductual porque si la excluímos ya sería una mentira desvergonzada). Vale aclarar que en un artículo anterior ya apuntamos que el famoso Viagra para mujeres fue rechazado por la Food and Drug Administration considerándolo sin suficiente basamento científico y comparando su acción con la de una droga placebo.

En fin, que las empresas farmacéuticas no se limitan a combatir un trastorno sino que crean nuevas entidades nosológicas para vendérselas a los médicos que, bajo la presión de los pacientes, termina por prescribirlas.

Particularmente, nunca he sido amante de las teorías conspiratorias pero la idea de desarrollar un Viagra femenino rebasa los límites de lo real porque la respuesta sexual femenina no se rige por las mismas reglas de la masculina.

En fin, créalo o no, la idea brinda muchas aristas interesantes sobre las cuales reflexionar.


Fuente:
British Medical Journal (2010, Octubre) Drugs for low libido raise concerns over industry 'construction' of new diseases. En: ScienceDaily.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/08/el-deseo-sexual-hipoactivo-un-invento.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada