jueves, 7 de octubre de 2010

Besar a una mujer: Cinco zonas eróticas que suelen olvidarse


Una de las mejores armas de seducción que tenemos son nuestros labios. Un beso apasionado, tierno o un sutil toque siempre son caricias que encienden el deseo pero? en muchas ocasiones lamentablemente las parejas se centran en zonas restringidas del cuerpo sin brindarle atención al resto.

En las mujeres, todo el cuerpo responde de manera excepcional a la estimulación, por lo que los besos pueden convertirse en un manto que cubra el cuerpo femenino. Aún así, existen algunas zonas que son altamente erógenas y que usualmente olvidamos:

1. Las orejas. Para muchos hombres las orejas ni siquiera existen; sin embargo, mordisquear el lóbulo de la oreja, rozarla apenas con los labios o lamerlas con la lengua produce una maravillosa sensación de cosquilleo que aumenta paulatinamente hasta convertirse en deseo.

2. La parte posterior del cuello. Probablemente existan pocas zonas tan incitantes como ésta, donde un beso provoca siempre un placer seguro. Retirar el cabello con suavidad e ir besando esta zona lentamente enciende de manera casi inmediata la llama de la pasión.

3. Las caderas. Esta zona es mucho más sensible de lo que la mayoría de los hombres e incluso muchas mujeres piensan. Un ligero mordisqueo siempre será bienvenido, sobre todo por el placer mental que provoca al estar tan cerca de la zona genital. Algo así como el gusto que brindan los aperitivos a la espera del manjar mayor. Otro tanto sucede con?

4. La parte posterior de los muslos. Una zona erógena por excelencia que se extiende hasta las corvas, donde radica un verdadero punto del placer, hecho que pueden corroborar aquellos que practican la acupuntura. Besos tiernos o juguetones en los muslos poniendo especial énfasis en las corvas será un placer que todas las féminas agradecerán profundamente.

5. Los senos. Los senos femeninos han sido centro de atención desde tiempos inmemorables y lo siguen siendo, pero lo cierto es que son pocos los hombres que saben estimularlos. Al respecto ya he hablado en otro artículo por lo que en esta ocasión quisiera referirme a toda la zona alrededor del pezón. Los senos no se restringen simplemente al pezón por lo que los besos alrededor de toda esta zona también resultan altamente excitantes y brindan una óptima preparación para la penetración o incluso pueden conducir al orgasmo femenino.

Por supuesto, la sensibilidad de estas zonas puede variar de mujer a mujer de la misma manera en que cada fémina puede preferir besos más agresivos o suaves. Así, más allá de la técnica o la teoría, es importante centrarse en la pareja y descubrir cuáles son sus preferencias.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2010/10/besar-una-mujer-cinco-zonas-eroticas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada