viernes, 22 de julio de 2011

Posiciones sexuales sentados: Encuentro de los cuerpos


Existen muchísimas posturas sexuales pero a veces, ya sea por desconocimiento o cansancio, terminamos usando solo unas pocas. A los más inexpertos todas estas posturas sexuales les resultarán solo una repetición pero lo cierto es que en el acto sexual a veces una pequeña variación puede marcar una gran diferencia. Es por esto que a continuación retomo algunas de las posiciones sexuales sentados que propician un encuentro profundo entre los cuerpos.

La hamaca

El hombre deberá sentarse sobre una superficie dura y con las piernas flexionadas aguantando con las manos la parte posterior de sus rodillas.


La mujer se acomoda en el espacio que queda entre las piernas de él y el tronco. El presiona con las rodillas el cuerpo de la mujer, dándole balance y acercándolo hacia el suyo. Es una posición particularmente intensa.


El trapecio
El hombre se sienta con las piernas abiertas y la mujer se sitúa encima de él. El hombre la toma por las muñecas mientras la mujer se deja caer hacia atrás. En esta postura la mujer debe estar relajada y confiar en la fuerza del hombre que marcará el ritmo de la penetración con sus brazos.

Vale aclarar que la postura requiere bastante equilibrio de ambos y fuerza y habilidad por parte del hombre pero es perfecta para cambiar la rutina.


La doma
El hombre se sienta cómodamente y recibe a la mujer que se sienta encima. Dentro de todas las posiciones sexuales, esta puede brindar orgasmos intensos y no demanda de una gran fuerza por parte del hombre ni de un excelente equilibrio por parte de la mujer.


La butaca


El hombre se sienta recostando sobre su espalda, cuidando ubicar un almohadón suficientemente grande y deja sus piernas abiertas y flexionadas.

Con la ayuda del hombre, la mujer se coloca encima de él, pasando sus pies por encima de los hombros del hombre. Ene sta postura el hombre puede acariciar el clitoris y se alcanza una penetración profunda.


El Ying y el Yang

El hombre se pone en cuclillas y recibe a la mujer que se sienta en cuclillas encima de él. Entonces se imita el suave vaivén de una hamaca aunque si no tienen mucho equilibrio, puede ser la mujer quien adopte los movimientos activos. Es una postura ideal para variar la rutina pero demanda resistencia.


La Fusión

En esta postura el hombre se sienta, inclinando levemente su cuerpo hacia atrás para apoyarse en sus manos. Las piernas pueden estar estiradas o flexionadas. La mujer coloca sus piernas al lado del cuerpo del hombre y apoya igualmente los brazos detrás.

Aunque es una postura intensa desde el punto de vista de la genitalidad, no se puede estimular ninguna otra parte del cuerpo por lo que se recomienda luego de unos juegos presexuales muy excitantes.


La cortesana

La mujer se sienta en el borde de una cama o silla y el hombre se arrodilla para penetrarla. Se aconseja que las piernas de la mujer rodeen el tronco del hombre. Suele ser una postura muy excitante donde el hombre logra una excelente amplitud de movimientos.

La balanza
Esta es una de las posturas sexuales más comunes. La mujer se coloca de espaldas al hombre y marca el ritmo del acto sexual. El hombre puede estimular sus pechos, el cuello o clítoris.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2011/07/posiciones-sexuales-sentados-encuentro.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada