miércoles, 23 de mayo de 2012

¿Cuánto beber en un evento social?

Como todos lo sabemos, el alcohol es un magnífico lubricante social para esos eventos un tanto difíciles en la vida: esos compromisos en los que no quisiéramos estar… y en los que, apenas llegar, queremos beber. Lo que está por saberse, como una regla de etiqueta, es cuánto alcohol necesitamos para salir avante de ciertas situaciones.

Jornada de trabajo. Desde luego, no es una buena idea ir borracho a trabajar… pero eso depende del tipo de trabajo que hagas. Si te hace sentir miserable, vamos: no hay razón para que no te permitas un empuje extra.

Nivel de bebida permitido: Una cerveza.

Reunión de familia. Navidad, Año Nuevo, cumpleaños… En las reuniones de familia se cumple era máxima de que aquello que puede salir mal, sale mal. La ventaja de las familia es que podemos ser nosotros mismos, de manera que no hay razón para cortarse.

Nivel de bebida permitido: Total pérdida del sentido

Curso de motivación personal en el trabajo. ¿Tu empresa le ha pagado el equivalente de un mes de tu sueldo a un alpinista para que te cuente como venció sus miedos para llegar a la cima del Everest, y te sugiera que apliques sus métodos en el día a día? La bendición de estas ocasiones, es que siempre hay una mesita de café afuera del salón de usos múltiples.

Nivel de bebida permitido: Una medida de güisqui por una de café.

Boda de amigos. Hay una Buena razón por las que se sirve mucha bebida en las bodas. En el caso del amigo de la novia o del novio es que sólo se puede decir dignamente un discurso totalmente ebrio.

Nivel de bebida permitido: Una botella de ron.


Fuente: http://blogellos.com/ebriedad-eventos-sociales/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada