lunes, 26 de marzo de 2012

Los hombres sí lloran por amor

Llorar es de humanos. Sin embargo, llorar por amor es, tal vez, algo que los hombres quisiéramos delegar en el género femenino. Como si tuviéramos el lagrimal bloqueado en esas situaciones, nos hacemos a la idea de que las rupturas o las desilusiones amorosas no deben ser generadoras de llanto en nosotros.

Cuando una relación se termina, sea en los términos que sea, la sensación de dolor no solo recae en la mujer: los hombres también acarreamos un inmenso dolor y debemos pasar por un proceso de duelo. Aunque no queramos, ese proceso va acompañado de tristeza y de la expresión de la misma que, en ocasiones, sale por los ojos en forma de lágrimas. Al igual que cuando estamos eufóricos o simplemente alegres, los hombres podemos (y debemos) dar lugar a expresar sentimientos tan poco felices como la tristeza y el dolor inclusive en situaciones en las que nos parece que llorar es cosa de mujeres.

¿Por qué? La expresión del dolor y la tristeza, una vez expresados, trae aparejada una luz en el horizonte para dejar atrás el mal momento: cuando ya hemos llorado lo suficiente, se nos pasa por la cabeza la idea de que esa etapa tan incómoda de nuestra vida es pasajera. Que el tiempo lo cura todo. Que llegará algún día que el hoy será mañana y allí habrán quedado todos esos sentimientos que tanto nos dolían.

Al fin y al cabo, seguir viviendo es el único antídoto contra la angustia y la tristeza.


Fuente: http://blogellos.com/llorar-por-amor/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada