jueves, 21 de marzo de 2013

Ser padres: La inseminacion in vitro bajo el microscopio


Ser padres es uno de los mayores regocijos que podemos experimentar. Sin embargo, a veces lograr este objetivo no es nada fácil. En esos casos, la ciencia viene a echarnos una mano, se trata de la Fecundación In Vitro, una alternativa que normalmente se utiliza cuando otros tratamientos (como la inseminación artificial) han fallado.

Básicamente, la Fecundación InVitro consiste en unir al óvulo con el espermatozide, en un laboratorio. De esta forma se obtiene el embrión que se podrá transferir al útero. Todo el procedimiento está dividido en una serie de etapas que comienzan con la evaluación de la madre y termina con la transferencia embrionaria.

En este proceso es fundamental la estimulación ovárica, que se dirige a inducir la formación de un mayor número de folículos, con lo cual aumentan las probabilidades de éxito, sobre todo si tenemos en cuenta que todos los ovocitos no dan lugar a embriones de buena calidad. El tratamiento con hormonas se suele extender entre los 10 y 20 días. Dos semanas después de la transferencia embrionaria, la mujer se somete a un análisis de sangre que podrá determinar si se ha logrado la gestación.

La principal preocupación: Las tasas de éxito

Obviamente, la principal preocupación de las parejas que se someten a este procedimiento es su tasa de éxito. En este sentido, se debe conocer que estas variarán en dependencia de numerosos factores, como la edad de la madre.

De hecho, la tasa de éxito de las mujeres de menos de 34 años asciende al 41% mientras que las de más de 45 años son mucho más bajas. En estos casos, casi siempre se recomienda utilizar óvulos de una donadora más joven, con lo cual la tasa de éxito aumenta casi en un 50%.

¿Hay efectos adversos?

Uno de los principales riesgos de este procedimiento es que las mujeres pueden sufrir una menopausia prematura, lo cual aumenta el riesgo de padecer osteoporosis y problemas cardiovasculares. Sin embargo, esta dificultad se ha apreciado fundamentalmente en las mujeres que han sido sometidas a una estimulación ovárica excesiva.

Por eso, lo más recomendable es que antes de elegir una clínica la pareja se cerciore de que realizan la vitrificación de los embriones sobrantes ya que así se pueden reutilizar sin necesidad de que la mujer vuelva a someterse a un ciclo de estimulación ovárica.

Además, recuerda que en los últimos años las tasas de éxito de la Fecundación In Vitro se han incrementado y esto se debe, fundamentalmente, al avance tecnológico. Por tanto, cuando vayan a elegir la clínica, asegúrense de que esta cuenta con equipos a la vanguardia. Por ejemplo, IVI es una institución médica especializada en medicina reproductiva que ha recibido numerosos premios y se ha convertido en un referente a nivel europeo.



Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2013/03/ser-padres-la-inseminacion-in-vitro.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada