jueves, 11 de julio de 2013

Una vida sana es sinónimo de más sexo

En los últimos años han salido a la luz nuevas investigaciones que relacionan una dieta sana y equilibrada y la práctica de actividad física con una vida más sana y larga. En otras palabras, si cuidamos lo que comemos y nos mantenemos en forma, evitaremos numerosas enfermedades, tendremos una mejor calidad de vida y viviremos más.

Ahora otro estudio establece otra conexión que muchos de nosotros ya intuíamos: una vida sana es sinónimo de más sexo, mayor satisfacción con el mismo y una vida sexual más prolongada. Estos resultados provienen de un estudio realizado en Estados Unidos que incluyó a más de 6.000 personas con edades comprendidas entre los 25 y los 85 años.

Así se apreció que los hombres que tienen una vida sana y gozan de buena salud son el doble de activos sexualmente que aquellos que llevan una vida sedentaria, mantienen una dieta desequilibrada y tienen mala salud. En el caso de las mujeres este porcentaje aumentaba al 60%.

Además, estas personas no solo tenían una vida sexual más activa sino que también reportaban una mayor satisfacción sexual, en comparación con aquellos que no se mantenían en forma. Por si fuera poco, también se descubrió que el 80% de las personas que estaba bien físicamente, se mantenían interesadas en el sexo y tenían ganas de explorar nuevas cosas. No obstante, solo el 40% de las personas que tenían malos hábitos de vida se mostraba interesada en el sexo.

Como colofón, los investigadores encontraron que una vida sana le reportaba a los hombres una media de 5-7 años de sexualidad activa y a las mujeres entre 3-6 años más, en comparación con quienes habían asumido un estilo de vida inadecuado.

¿A qué se deben estos resultados?

En realidad, una dieta equilibrada, la práctica de ejercicios físicos y el sexo conforman un círculo virtuoso que se autoalimenta. Por ejemplo, cuando se practica deporte se generan una serie de sustancias, conocidas como las hormonas de la felicidad, que mejoran nuestro estado de ánimo, nos ayudan a relajarnos y potencian la sensación de bienestar. Estos efectos positivos nos permiten mejorar la relación con la pareja y estar más disponibles para el sexo.

Además, tampoco podemos olvidar que el deporte y una alimentación adecuada favorecen una buena circulación, lo cual es esencial para que el hombre mantenga la erección y en la mujer potencia el orgasmo haciéndolo más placentero. Obviamente, estas personas se mantendrán más interesadas en el sexo y estarán más abiertas a explorar nuevos derroteros puesto que se sienten cómodas con la relación sexual.

¿Qué hacer?

En este punto me parece que la solución es evidente: si quieres mantener una vida sexual activa y satisfactoria, lo ideal es practicar deporte y apostar por una dieta equilibrada. En este sentido, vale aclarar que hay algunos alimentos más sanos que otros y algunas comidas que deberías evitar por completo.

En el sitio web de El Pozo nos brindan una serie de consejos para llevar una vida sana. Se trata de artículos cortos escritos en un lenguaje comprensible para todos gracias a los cuales no solo podremos desmontar algunos mitos sobre la alimentación sino que también aprenderemos cómo estructurar un desayuno saludable o cómo alimentarnos bien durante el verano.

Fuente:

Lindau. S. & Gavrilova. N. (2010) Sex, health, and years of sexually active life gained due to good health: evidence from two US population based cross sectional surveys of ageing. British Medical Journal; 340(7746): 580.

Fuente: http://sexo-eros.blogspot.com/2013/07/una-vida-sana-es-sinonimo-de-mas-sexo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada