viernes, 14 de septiembre de 2012

Lo peor de ser soltero

En pleno Siglo XXI, cuando la institución del matrimonio se encuentra en crisis, vamos a romper una lanza a favor de la vida en pareja. Y vamos a detallar cuáles son los peores ingredientes de la vida de soltero. El amor llama…

La cocina y la libertad

Lo peor de ser soltero. Cuando uno se emancipa de la casa de los padres para convertirse en soltero, se lanza a una orgía de comida rápida, salchichas quemadas y sopas instantáneas. Algo que desde todos los puntos de vista es una violenta manera de destruir la pirámide alimenticia, y que nos puede llevar a la tumba aún antes de conocer los guisos de nuestra alma gemela.

La libertad infinita. Una de las razones para tener a alguien a nuestro lado es que los lazos crean también, una agenda: las visitas a los padres de ambos, las salidas a cenar, las idas al cine, las cenas con los amigos… En cambio, cuando uno está soltero, la libertad es todo un enorme infierno blanco.

Los horarios y la ira

Horarios inexistentes. Cualquier que viva de la cama al ordenador desconoce la necesidad de horario, de productividad, de una vida plena al servicio de una meta. Cuando se está soltero, es más probable que nunca salgamos de la trampa de vivir día a día.

La ira inextinguible. Los solteros viven en una perpetua ira contra otros solteros, casados, hijos, padres, nietos… Contra la humanidad entera. Nada como compartir el optimismo de alguien a nuestro lado como para que todo tome su verdadera dimensión.


Fuente: http://blogellos.com/soltero/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada