lunes, 6 de agosto de 2012

Porqué a veces conviene decir NO

En el ámbito laboral, muchas veces estamos ?obligados? a decir que sí a todo. El miedo a un jefe, la auto exigencia de querer cumplir con todo y las demandas cada vez más intensas de todos los trabajos son algunos de los escenarios que nos llevan a aceptar cualquier carga laboral extra. A continuación te cuento como puede repercutir eso de forma negativa y como evitarlo.

Simplemente di no

Puede sucederte que al final del día hagas un repaso de lo que ha sido tu jornada laboral y te des cuenta de que no has podido cumplir con tus obligaciones. ¿Por qué? Porque se acercó un colega o un jefe que te pidió 10 minutos para que lo ayudes con algo simple y esos 10 minutos se prolongaron por horas. O simplemente te endosaron una tarea extra que no tenías prevista y por miedo a no defraudar a tu jefe no has sabido rechazarla. No obstante, muchas veces decir que no es mejor que decir que sí: porque a veces abarcamos más de lo que somos capaces de abarcar y nos quedamos a mitad de camino en todo. Además es una forma de hacer que los demás respeten tu trabajo tanto como el de los demás y que aprendan a tener respeto por tu labor.

¿Por qué es tan difícil decir que no?

Hay tres cuestiones básicas de porqué no decimos no. La primera es que quieres dar una buena imagen de ti mismo para demostrar que eres un trabajador capaz con proyección. Ten cuidado: el no saber dar negativas te puede sobrecargar de trabajo y eso repercutirá negativamente en tu desempeño.

La segunda cuestión es que muchas veces uno piensa ?¿por qué no voy a darle una mano a alguien si me la está pidiendo??. La respuesta muchas veces es sencilla: porque no puedes / no tienes tiempo. A veces darle una mano a alguien es descuidar el trabajo propio.

La tercera es porque no quieres cumplir con tus obligaciones prioritarias. A veces por evitar nuestras tareas principales, nos dedicamos a ayudar a los demás. Hay que tener cuidado: nos han contratado para hacer nuestro trabajo y no el de otros.

Foto: Captura de failspot.com


Fuente: http://blogellos.com/decir-no/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada